lunes, 20 de diciembre de 2010

Cerrando los agujeros del Cuerpo de Luz (II)



Cuando una persona sufre inesperadamente una iluminación súbita, fruto de un ascenso incontrolado de la fuerza de vida (o diosa Kundalini) que descansa enroscada en la base de la columna vertebral, las cáscaras de luz que envuelven nuestro cuerpo físico pueden resultar permanentemente dañadas, con euforias emocionales tan fuertes que ahogan totalmente al ser en su descontrol afectivo. Y esto puede suceder por haber ingerido una sustancia de poder o por el imprevisto y arrasador despertar de la sexualidad juvenil, por un ayuno incontrolado o por desbordamiento emocional muy intenso...Es como un desgarro profundo que, al no estar debidamente preparados para asumirlo, destroza la estabilidad de nuestra vida y atrae el caos más espantoso. También las recién paridas necesitan cerrarse (con transmisión de energía, con respiraciones conscientes, con mantras y cantos de poder, con barro y agua fría...), y aún más cuando los partos son muy consecutivos, pues la zona cercana al ombligo y la parte alta de la cabeza despilfarran sus fuerzas con si se tratara de vías abiertas de aire en un globo aerostático.

Para mantener la esfera de energía a nuestro alrededor podemos ayudarnos entre otras prácticas del aliento del doble canal, como si fuera el mítico Ourobouros fluyendo por la parte media del cuerpo, ascendiendo por la espalda ( nivel de la voluntad) y descendiendo por la parte frontal (nivel del Amor). Esta necesidad que tenemos de que el Ourobouros circule en nuestro interior, que la serpiente vuelva a morderse la cola, explica la importancia de la Respiración de Integración del Aura, en la que inspiramos (cerrando los esfínteres anales para elevar la energía) haciendo ascender la energía desde el perineo por la médula espinal hasta la frente. Luego retenemos unoas momentos (girando la cabeza o los ojos en contra del rejoj, u observando una estrella de seis puntas en medio de la frente) y expulsamos suavemente el aire mientras descendemos a la zona genital. Sea bajando directamente desde el tercer ojo al centro base o sea pasando a través de la coronilla (bindi) dibujando un ocho hasta la garganta. Así una y otra vez hasta que el flujo energético sea contínuo y comunique la tierra con el cielo,  y el cielo con la tierra.

Tejer de nuevo el delicado velo etérico, roto por cualquier causa a lo largo del pasado, es por tanto uno de los objetivos necesarios para que el conocimiento y la energía puedan volver a fluir libremente y a resplandecer en la noche del sol oscuro, en vez de dilapidarse gratuitamente en tantas tonterías cotidianas. Esta labor de sanación es una verdadera canalización de la presencia divina en nosotros, pues ninguna voluntad humana puede llegar a controlar tan fino ganchillo como el que se necesita par acerrar los agujeros sutiles. Así invocando el poder de dios en acción curativa, manifestando la presencia del Cristo vivo, es posible servir de intermediarios para que la soldadura etérica tenga lugar, y las angustias desaparezcan de la existencia del ser humano.

También pueden realizarse como pequeñas operaciones astrales en las que la parte hundida del tejido luminoso sea arrastrada hasta la envoltura externa del plexo solar, de la garganta, del bajo vientre o de la coronilla, produciendo una especie de cicatrización que permite integrar armoniosamente las energías vitales. La transmisión del aliento, el canto curativo, un temascal intenso (sauna indígena), el enterramiento en tierra arcillosa, los mantras tradicionales, la meditación en hara y las respiraciones conscientes, completan estas prácticas y crean una mejoría permanente para los afectados por esta grave alteración de la rotura etérica.

viernes, 17 de diciembre de 2010

Cerrando los agujeros del Cuerpo de Luz


La envoltura luminosa casi esférica que rodea hoy en día a los seres humanos puede ser alterada de diferentes maneras, produciendo en todos los casos grandes desequilibrios físicos, energéticos, emocionales y mentales. Las drogas destructivas, la rápida sucesión de partos, el descontrol sexual en  la infancia y juventud, las sustancias psicotrópicas, los accidentes y las enfermedades graves, las salidas descontroladas del cuerpo, la angustia emocional prolongada, un susto arrasador, el miedo en las experiencias de ensueño, los arrebatos místicos prematuros, los celos o el rencor, y un largo etc.

A veces la unión combinada de varias de estas causas, aunque sea en mínima proporción, junto con el estrés y la agitación neurótica de la vida moderna, bastan para romper el delicado velo etérico del plexo solar, de la garganta, del bajo vientre o de la coronilla. Provocando una apatía permanente con falta de deseos de vivir; una pérdida del sentido del yo que se hace vulnerable de los ataques emocionales del exterior; una excitación insaciable con ansias destructivas; o simplemente la locura descontrolada y degenerativa. Y, sin llegar a estos extremos, muchas personas sienten que no disponen de energía suficiente, que siempre están enfermas o delicadas, se sienten confusos o tienen mala suerte y parecen gafaos. Sin energía, la suerte solo puede ser adversa, porque el inconsciente cortocircuita todos los deseos conscientes y los hace fracasar. Esta es la causa por la que nuestra envoltura luminosa debe estar completa y sin desgarros, irradiando una intensa luz, fruto de la energía acumulada y retenida. Debe ser capaz de volar libremente hacia los planos de la conciencia que le pertenecen y en  los que se manifiesta como un verdadero vehículo sólido capaz de desarrollar una vida completa y autónoma sin depender de la materia.

sábado, 27 de noviembre de 2010

Gnosis Cristiana



El Cristianismo, como los teólogos de hoy reconocen abiertamente, fue creándose y asentando sus bases sobre tradiciones, conceptos y símbolos paganos. La cruz, la Trinidad, la Inmaculada Concepción, la transfiguración, el diablo,...fueron extraidos de la India, Persia, Egipto, Grecia,...y poco o nada tienen que ver con el mensaje de Jesús. Coincidiendo con todas las tradiciones religiosas, Jesús empleaba un doble lenguaje según hablase al pueblo o a sus elegidos. "A vosotros os ha sido dado conocer los Misterios del Reino de los Cielos; pero a esos no" (Mt.13.11-12). Tal como la Iglesia de Alejandría lo ha reconocido y transmitido, Jesús el Cristo es un camino a recorrer dentro de cada uno. Cada etapa de su vida, desde su nacimiento hasta su muerte y resurrección, está simbolizada en nuestro propio cuerpo para realizar en cada uno nuestro Cristo.

Los místicos tenían un perfecto conocimiento de ello, y así , Teresa de Jesús y Juan de la Cruz, nos han dejado un claro testimonio de la enseñanza oculta del Cristianismo. Ellos realizaron el camino de Kundalini o el camino crístico que lleva al Padre, coronando la naturaleza humana.

A pesar de que la "Gran Tradición Tántrica" es una vía clara para todo aquel que quiera despertar su fuerza interior, paralela a ella, existe la vía del Kundalini cristiano (la vía mística) o Gnosis Cristiana, para aquellos que aún sintiendo que los nombres no son más que símbolos, sin embargo, sientan que es más familiar la figura de Jesús el Cristo.

Se trata de vivir, a través de meditaciones, mantras, movilizaciones de energías, la vida de Jesús desde su concepción y nacimiento, hasta su transformación en el Cristo y la ascensión al Padre. De hacer así nuestro camino de realización, tal como El nos enseña. Es un camino válido y práctico para quienes desean encontrar y despertar su propio Cristo, aceptando y viviendo de manera total la naturaleza humana.

El camino interior no sabe de morales ni de normas, tal como El, con su modo de vivir anunciaba. Toda la naturaleza humana está a nuestro servicio y colaborando a nuestro despertar interior: a la realización crística en nosotros.

martes, 9 de noviembre de 2010

PRANAYAMA





El control del aliento es esencial en el trabajo de Kundalini y comienza con el control y la prolongación de las dos fases respiratorias(en Ujjayi o semicierre de la glotis) y por el incremento de tiempo en la retención al lleno y al vacío(Khumbhaka).


En vez de largas e ineficaces conversaciones sobre las distintas técnicas y las divergencias que surgen, relacionadas con el Pranayama, se hace necesario practicar diariamente, ya que "quien controla el Prana, controla su cuerpo y su mente". Si lentificamos la respiración podemos separar el Prana del aire y acumularlo a voluntad para modificar el funcionamiento de la mente. Más tarde, este Prana puede ser utilizado para alcanzar el silencio o para despertar a la Shakti Kundalini. El Prana es la esencia del Yoga, y ha-tha viene de Hathar y Thakar, el sol y la luna, Ida y Pingala, Prana y Apana,... El Prana en el cuerpo es tan necesario como la electricidad en una ciudad, y lo mismo que ella es invisible aunque podemos manipular los cables que le sirven de vehículo, el Prana es sutil y circula a través de órganos, piel, sistema nervioso, ... hasta el punto que sin él no es posible la vida. La fuente fundamental de Prana es la atmósfera y deriva, sobre todo, del sol (los alimentos acumulan energía solar), pudiéndose acumular en el plexo solar.

sábado, 30 de octubre de 2010

La elevación del fuego crístico.



“El fuego interno (Christos o diosa Kundali) nace en la zona sacra (sagrada) cerca del mundo animal de los primeros chakras y se manifiesta en dos polaridades (Ida y Pingala, luna y sol, la mula y el buey). Desde allí tiene que hacer una peregrinación (la huída) para llegar al perineo o puerta de jade inferior. Luego asciende a través de 33 vértebras, con dificultades especiales en las tres últimas (la vida pública), hasta llegar al Gólgota (el lugar de la calavera). En el camino, el fuego rebota repetidas veces y se puede decir que sufre tres caídas, en las zonas lumbar, dorsal y cervical. Finalmente penetra en el Gólgota donde va a ser crucificado teniendo a la derecha el ladrón bueno (cerebro derecho silencioso) y a la izquierda el ladrón malo (cerebro izquierdo lógico). En el proceso se le coronará con espinas (los doce centros de conciencia en la cabeza, del alfa en lo alto de la frente al omega en la parte baja de la nuca, que al abrirse se sienten como cuchillos). Se le marcará en el pecho donde se estructura el gran triángulo ascendido de Kiristi + Mikha + Mary. Sólo le queda levantar la piedra del sepulcro (abrir de nuevo la fontanela que cuando niños dejaba pasar las percepciones del Espíritu) y de esa manera alcanzará la conciencia de otras dimensiones más elevadas”. 
                                                                                                                                 Miyo- Octubre 2010

lunes, 25 de octubre de 2010

Shakti Kundalini



La Shakti Kundalini es esa fuerza universal que circula también a través del hombre. Se trata de volverse consciente de su movimiento, desatar su tremendo potencial en nuestro ser, a través de las adecuadas prácticas-individualmente o en el amor mágico- y de canalizar su poder rectamente, haciendo ascender ese fuego espiritual por el "sendero de los hombres-dioses", un sutil conducto paralelo a nuestra médula espinal, despertando las facultades psico-físicas y espirituales que duermen en ciertos puntos del trayecto, los centros de conciencia o chacras, hasta alcanzar la cima de la cabeza, donde el cerebro se llena de luz y se producen las bodas místicas de Shiva y Shakti, la consciencia y la energía, en que el ser se disuelve en la Dicha Indescriptible del Vacío, aquello de lo cual nada puede ser dicho.