lunes, 20 de diciembre de 2010

Cerrando los agujeros del Cuerpo de Luz (II)



Cuando una persona sufre inesperadamente una iluminación súbita, fruto de un ascenso incontrolado de la fuerza de vida (o diosa Kundalini) que descansa enroscada en la base de la columna vertebral, las cáscaras de luz que envuelven nuestro cuerpo físico pueden resultar permanentemente dañadas, con euforias emocionales tan fuertes que ahogan totalmente al ser en su descontrol afectivo. Y esto puede suceder por haber ingerido una sustancia de poder o por el imprevisto y arrasador despertar de la sexualidad juvenil, por un ayuno incontrolado o por desbordamiento emocional muy intenso...Es como un desgarro profundo que, al no estar debidamente preparados para asumirlo, destroza la estabilidad de nuestra vida y atrae el caos más espantoso. También las recién paridas necesitan cerrarse (con transmisión de energía, con respiraciones conscientes, con mantras y cantos de poder, con barro y agua fría...), y aún más cuando los partos son muy consecutivos, pues la zona cercana al ombligo y la parte alta de la cabeza despilfarran sus fuerzas con si se tratara de vías abiertas de aire en un globo aerostático.

Para mantener la esfera de energía a nuestro alrededor podemos ayudarnos entre otras prácticas del aliento del doble canal, como si fuera el mítico Ourobouros fluyendo por la parte media del cuerpo, ascendiendo por la espalda ( nivel de la voluntad) y descendiendo por la parte frontal (nivel del Amor). Esta necesidad que tenemos de que el Ourobouros circule en nuestro interior, que la serpiente vuelva a morderse la cola, explica la importancia de la Respiración de Integración del Aura, en la que inspiramos (cerrando los esfínteres anales para elevar la energía) haciendo ascender la energía desde el perineo por la médula espinal hasta la frente. Luego retenemos unoas momentos (girando la cabeza o los ojos en contra del rejoj, u observando una estrella de seis puntas en medio de la frente) y expulsamos suavemente el aire mientras descendemos a la zona genital. Sea bajando directamente desde el tercer ojo al centro base o sea pasando a través de la coronilla (bindi) dibujando un ocho hasta la garganta. Así una y otra vez hasta que el flujo energético sea contínuo y comunique la tierra con el cielo,  y el cielo con la tierra.

Tejer de nuevo el delicado velo etérico, roto por cualquier causa a lo largo del pasado, es por tanto uno de los objetivos necesarios para que el conocimiento y la energía puedan volver a fluir libremente y a resplandecer en la noche del sol oscuro, en vez de dilapidarse gratuitamente en tantas tonterías cotidianas. Esta labor de sanación es una verdadera canalización de la presencia divina en nosotros, pues ninguna voluntad humana puede llegar a controlar tan fino ganchillo como el que se necesita par acerrar los agujeros sutiles. Así invocando el poder de dios en acción curativa, manifestando la presencia del Cristo vivo, es posible servir de intermediarios para que la soldadura etérica tenga lugar, y las angustias desaparezcan de la existencia del ser humano.

También pueden realizarse como pequeñas operaciones astrales en las que la parte hundida del tejido luminoso sea arrastrada hasta la envoltura externa del plexo solar, de la garganta, del bajo vientre o de la coronilla, produciendo una especie de cicatrización que permite integrar armoniosamente las energías vitales. La transmisión del aliento, el canto curativo, un temascal intenso (sauna indígena), el enterramiento en tierra arcillosa, los mantras tradicionales, la meditación en hara y las respiraciones conscientes, completan estas prácticas y crean una mejoría permanente para los afectados por esta grave alteración de la rotura etérica.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola. Soy Anómino que escribió en "Cerrando los agujeros del Cuerpo de Luz I".
Lo primero que tengo que hacer es felicitarte por tu blog, ya que gracias a este, se aprende mucho, siendo de gran ayuda tus comentarios.
En segundo lugar, tengo que hacerte una consulta o pedir tu opinión sobre una cuestión que voy a plantear, la cual es el siguiente:

Por decirlo de algún modo, se pueden dar 5 posibilidades en el estado de la red etérica de una persona. Red más gruesa de lo normal, normal, con menos grosor de lo normal en toda la red o en partes de esta pero manteniendo una hermeticidad total, menor grosor en partes de la red con aparición de fisura/s-pequeñas fugas energéticas y una situación con agujero/s en la red (pérforación total y amplia).

Después de todo este lío que he comentado y en base a lo que conozco y lo que has expuesto, tengo entendido que las prácticas de captación de energía son efectivas siempre y cuando se disponga de una red etérica que no tenga agujeros, ya que toda práctica encaminada a captar más energía o circularla (órbita microcósmica) provocaría que a su vez las energías corporales se pierdan por el agujero etérico correspondiente. Entonces ante el problema de un agujero etérico, la solución o soluciones serían dejar inmediatamente de eyacular, aplicaciones de arcilla, ayudas energéticas de otras personas para sellar el orificio perforado, aplicación de algún aceite esencial específico, etc. Las técnicas de circulación de energía o captación de esta, serían eficaces a partir del momento de que se selle el agujero y para acelerar en la medida de lo posible el aumento del grosor de la red etérica en ese punto en concreto.
¿Cuál es tu opinión al respecto?
Muchas gracias por tu blog y tu sabiduría. Es de gran ayuda y se aprende mucho con todo lo que comentas, ya que mi intención siempre es la del aprendizaje y no de crítica.
Espero tu respuesta y que escribas más temas en este blog, ya que es muy interesante todo lo que se comenta.
Saludos.

Eliazbir dijo...

Interesante y muchas gracias por tu exposición. También a veces he sentido esa expansión de la esfera cuando estoy muy cercano a los animales que me agradan. Es una sensación indescriptible. Siento que ellos me entienden y yo también. A otras personas les sucede lo mismo pero con las plantas.

Saludos.

Veteran@ dijo...

Saludos Anónimo.

Muchas gracias por tus comentarios. Disculpas por la respuesta tardía. Circunstancias me han tenido alejado del blog.

Al hilo de lo que comentas, podemos poner un ejemplo clarificador. Como bien dices, si los agujeros no están cerrados, las prácticas energéticas no tendrán el resultado esperado. Imaginemos que el Cuerpo de Luz es como un globo y la energía, el aire que queremos insuflar dentro de él. Si el globo está lleno de agujeros no podrá contener el aire que encontrará cualquier orificio para fugarse. Del mismo modo, ya que has hablado de diferentes posibilidades sobre el estado del velo etérico, si las paredes que contienen el aire del globo no tienen la resistencia necesaria, tampoco será posible acumular una gran cantidad de aire y soportar la presión que produce. Este exceso de presión puede ocasionar las roturas por diversos motivos como los que se han expuesto en la entrada anterior.

Es ridículo intentar acumular la energía cuando las despilfarramos en la vida diaria con hábitos destructivos y desgastantes. Una sadhana que funcione, se tiene que extender a lo largo de todo el día, estar alerta y vigilante a cada cosa que nos pueda hacer perder la energía, y no centrarse unicamente en el tiempo que dedicamos a hacer nuestra práctica. Sin obsesionarse y sin rigideces pues volveríamos a caer en nuestra propia trampa, suponiendo otro desgaste, haciendo que las cosas no funcionen y alejándonos de esta maravillosa aventura que es la vida que es el escenario que hemos elegido para evolucionar.

Saludos y muchas gracias por tu aportación al blog.

Veteran@ dijo...

Hola Eliazbir.

Leyendo tu comentario, no se si te refieres a una expansión del cuerpo emocional aunque has dejado claro que hablas de una esfera. Hablas también de un entendimiento con los animales que suele suceder desde el espacio del corazón.

En diversas tradiciones, el Cuerpo de Luz se ha activado sin el tipo de prácticas que tratamos en el blog, como el ejemplo de las tradiciones indígenas que lo han logrado a través de un intenso y profundo amor por la Madre Tierra.


Felicidades por tu sensibilidad y gracias por colaborar en el blog.